Los auditores de la UE consideran que el sistema de control de productos ecológicos ha mejorado, pero aún se puede avanzar más

Según un nuevo informe del Tribunal de Cuentas Europeo, el sistema de control de productos ecológicos ha mejorado en los últimos años, pero persisten algunas dificultades. Son necesarias medidas adicionales para subsanar las insuficiencias que siguen existiendo en los Estados miembros y mejorar la trazabilidad de los productos, señalan los auditores.

Los precios que pagan los consumidores por los productos con etiqueta ecológica de la UE a veces son considerablemente más elevados que los de los productos convencionales. La gran mayoría de productos ecológicos consumidos en la UE se producen en su territorio. No existen pruebas científicas para determinar si un producto es ecológico, por lo tanto, para garantizar a los consumidores que los productos ecológicos que compran lo son realmente, es esencial un sistema de control sólido que abarque toda la cadena de suministro, desde los productores a las empresas del sector alimentario, los importadores y los distribuidores. La Comisión Europea desempeña un papel central en la supervisión del sistema de control. El sector ecológico de la UE ha crecido con rapidez en los últimos años. Los auditores hicieron un seguimiento de su anterior informe de 2012 y evaluaron si el sistema de control de la UE de la producción, transformación, distribución e importación de productos ecológicos ofrece ahora mayores garantías a los consumidores. Además de efectuar un seguimiento en los seis Estados miembros visitados previamente, se realizaron visitas de control en Bulgaria y Chequia. Los auditores constataron que el sistema de control ha mejorado y que en general se han aplicado sus anteriores recomendaciones. Los Estados miembros auditados previamente han tomado medidas para mejorar sus sistemas de control, la Comisión ha reanudado sus propias visitas de control y ahora ha visitado la mayoría de los Estados miembros. Sin embargo, siguen existiendo algunas insuficiencias: la aplicación de medidas de ejecución para sancionar los casos de incumplimiento no se ha armonizado en toda la Unión, y las autoridades y órganos de control de los Estados miembros a veces han sido lentos en la comunicación de tales casos.

«Cuando los consumidores compran productos ecológicos, confían en que se hayan aplicado las normas correspondientes en cada fase de la cadena de suministro, tanto si se han producido en la UE como si son importados», señala Nikolaos Milionis, Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable del informe. «La Comisión debería trabajar con los Estados miembros para resolver las insuficiencias que aún persisten y conferir a los sistemas de control la mayor eficacia posible. Esto es crucial para mantener la confianza de los consumidores en la etiqueta ecológica de la UE». La auditoría abarcó más extensivamente los regímenes de importación. En 2018, la UE importó productos ecológicos de más de 100 países terceros. Los auditores constataron que la Comisión ha comenzado a visitar órganos de control en los países exportadores de productos ecológicos a la UE. Asímismo, observaron insuficiencias en los controles efectuados por los Estados miembros de los envíos entrantes y constataron que, en algunos Estados miembros, los controles realizados por los órganos de control a los importadores seguían siendo incompletos. Los auditores llevaron a cabo un ejercicio de trazabilidad de productos ecológicos. Pese a las mejoras observadas en los últimos años, en particular en la UE, muchos productos no pudieron rastrearse hasta el productor agrícola y en algunos casos el ejercicio de trazabilidad duró más de tres meses. El Tribunal recomienda que la Comisión: • subsane las insuficiencias que persisten en los sistemas de control y en la presentación de informes de los Estados miembros • mejore la supervisión de las importaciones, a través de una mejor cooperación con los organismos de acreditación y las autoridades competentes de otros grandes mercados de importación; • lleve a cabo controles de trazabilidad más completos de los productos ecológicos. Nota destinada a las redacciones El informe especial n.º 4/2019 «El sistema de control de productos ecológicos ha mejorado, pero persisten algunas dificultades» puede consultarse en el sitio web del Tribunal (eca.europa.eu) en 23 lenguas de la UE. El informe es una auditoría de seguimiento de su Informe Especial n.º 9/2012: «Fiscalización del sistema de control que rige la producción, transformación, distribución e importación de productos ecológicos», durante la cual los auditores efectuaron visitas al Reino Unido, Alemania, Italia, España, Francia e Irlanda. El Tribunal de Cuentas Europeo presenta sus informes especiales al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE, así como a otras partes interesadas, como parlamentos nacionales, interlocutores del sector y representantes de la sociedad civil. La gran mayoría de las recomendaciones formuladas por los auditores en sus informes son llevadas a la práctica. Este alto nivel de aceptación demuestra los beneficios que el trabajo del Tribunal aporta a los ciudadanos de la UE

Imprimir Correo electrónico

ELARD presenta al Comité Económico y Social Europeo y al Parlamento Rural Europeo una serie de medidas de renovación de LEADER/CLLD para el período de programación 2021-2027

La Sección de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Comité Económico y Social Europeo (CESE) y el Parlamento Rural Europeo organizan un evento conjunto bajo el título “Hacer de las zonas rurales los motores de una Europa sostenible” el 14 de marzo de 2019 en las instalaciones del CESE de 2.30 pm a 6 pm.

Tanto el Comité Económico y Social Europeo como el Parlamento Rural Europeo están preocupados por el futuro de las áreas rurales, que políticos y legisladores tienden a descuidar. Ambos consideran que no solo es necesario animar las áreas rurales para que las personas quieran vivir y trabajar en ellas. Pero el gran potencial, en gran parte no utilizado, de las áreas rurales también abre perspectivas prometedoras cuando se trata de implementar la Europa sostenible que deseamos.

Por su parte ELARD, la red europea de Grupos de Acción Local, que reúne a 2.500 grupos de acción local de 24 países y de cuyo Consejo Permanente forma parte REDR, presentará un documento de posicionamiento que recoge varias medidas de apoyo y renovación de LEADER/CLLD para el período de programación 2021-2027. Aunque dicho paquete de medidas propuestas deben ser ratificadas por todos sus miembros en la próxima Asamblea General de ELARD que se celebrará el próximo 10 de abril de 2019, podemos destacar algunas de las propuestas que se presentarán al Comité Económico y Social Europeo (CESE) y al Parlamento Rural Europeo este jueves 14 de marzo.

ELARD solicita la reintegración de FEADER en el Reglamento de Disposiciones Comunes y, por lo tanto, apoya al Parlamento Europeo y a muchas otras organizaciones rurales interesadas en el deseo de mantener el desarrollo rural dentro de la “familia EIE” (“ESIF”, por sus siglas en inglés). Una mayor interrelación entre estos fondos es vital para la financiación de instrumentos territoriales, en particular las Estrategias de Desarrollo Local CLLD/LEADER;
ELARD expresa la preocupación de que la programación conjunta del primer y segundo pilar de la Política Agrícola Común conlleve el riesgo de que el desarrollo rural no agrícola se convierta en un problema menor en la PAC;
ELARD agradece la asignación del 5% del FEADER para LEADER, pero lamenta que el FEDER, el FSE y el FEMP no prevean un porcentaje mínimo para CLLD. ELARD solicita asegurar que se aplique el mínimo del 5% de asignación para LEADER en todas las regiones de Europa, y no solo a nivel de los Planes estratégicos nacionales de la PAC;
ELARD adopta el enfoque de Smart Villages en la metodología LEADER y defiende que los GAL son la plataforma más adecuada, como asociaciones de múltiples actores y de partes interesadas, para implementar el enfoque de Smart Villages;
ELARD está convencida de que LEADER/CLLD y los GAL son el instrumento adecuado para localizar, implementar, seguir y revisar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las áreas rurales. La participación de las áreas rurales es esencial para el logro de los ODS;
ELARD solicita claridad sobre las medidas técnicas para permitir una transición sin problemas entre el período de financiamiento actual y el siguiente, incluido LEADER/CLLD, ya que el nuevo marco de la PAC necesitará más tiempo para entrar en vigor.

Imprimir Correo electrónico

¿Cómo viven las mujeres del mundo rural?

Las mujeres que viven en pueblos sufren una doble discriminación, por serlo y por vivir en un entorno con menos oportunidades. Son seis millones de mujeres en España pero a pesar de estar más formadas que los hombres sufren en mayor medida el desempleo y se ven forzadas a abandonar el sitio en el que nacen para buscar ofertas laborales en las grandes ciudades. Otras, en cambio, eligen mudarse al pueblo a pesar de esas enormes dificultades. ¿Por qué lo hacen? Nos lo cuenta la protagonista del siguiente reportaje.

 

https://www.publico.es/publico-tv/publico-al-dia/programa/750570/como-viven-las-mujeres-del-mundo-rural

Imprimir Correo electrónico

El desarrollo local y territorial, ante una oportunidad histórica para ser actores clave en la Agenda 2030 y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Los días 26 y 27 de febrero del 2019, representantes de gobiernos nacionales, instituciones y locales, sociedad civil, instituciones académicas, asociaciones de gobiernos locales y regionales, agencias de desarrollo empresarial y las Naciones Unidas se reunieron en Sevilla, España, para reflexionar sobre las implicaciones y las diferentes vías que permitan acelerar y amplíen el enfoque local de la Agenda 2030 y la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los que se han comprometido 193 países, incluido España.

Al término del encuentro los participantes del evento, representantes de autoridades nacionales, regionales y locales y de la sociedad civil aprobaron una declaración política en la que se destaca la necesidad de implicar a las autoridades regionales y locales en la aplicación de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, conocida como el Compromiso de Sevilla o Seville Commitment (enlace al documento).

¿Por qué son los Grupos de Desarrollo Rural candidatos ideales para impulsar los ODS?

Ante el nuevo período de programación europeo, aún no definido y marcado por el retraso en su diseño y ejecución, los territorios rurales se encuentran ante una ocasión única para tomar parte en la consecución de los ODS. En primer lugar, los Grupos de Acción Local podrían incluir estos objetivos en sus futuras Estrategias de Desarrollo Local. Por otra parte, el hecho de que no existan experiencias piloto supone una oportunidad para alzarse como candidatos perfectos a desarrollar proyectos e iniciativas enmarcadas en la Agenda 2030.

Imprimir Correo electrónico

El cuidado del medio ambiente, una solución para la despoblación del interior

“Nos comparan con Laponia, pero Laponia tiene la población fija mientras que algunos de nuestros municipios siguen perdiendo población”. Un problema, el de la despoblación, que para Manuel Civera, presidente del Consorcio Valencia Interior y alcalde de Llíria, solo se puede solucionar con la implicación de todas las administraciones, locales, provinciales, autonómicas y nacionales.

El Consorcio Valencia Interior está compuesto por 61 municipios de cinco comarcas del interior de la provincia, algunos de ellos con unas tasas de densidad de población de menos de 25 habitantes por kilómetro cuadrado (en las comarcas de Serranos, la Plana de Utiel, el Rincón de Ademuz y la Hoya de Buñol). Estas cifras se sitúan muy lejos de la media de la provincia (239 h/km2); de España, (93/km2) o de la Unión Europea (113h/km2). Por eso, incentivar la llegada de personas a estos municipios se ha convertido en una necesidad. Y desde el Consorcio consideran que ese incentivo llega de la mano del medio ambiente. “A los jóvenes les interesa mucho los temas medioambientales e innovadores. Por ello nosotros hemos apostado por esos aspectos, a través de una gestión de residuos eficaz y una planta de tratamiento modélica. Ahora es el momento de ponerlo en valor”, afirma Manuel Civera.

Para ello ha organizado unas jornadas sobre ‘El papel de las Políticas Ambientales y de Bienestar Social en la lucha contra la despoblación’, el miércoles 27 de febrero en Marines, para exponer su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible contra el cambio climático y analizar el papel de esas políticas en la lucha contra el fenómeno de la despoblación en las zonas de interior de la provincia de Valencia.

La pérdida de población de las zonas de interior, además de provocar un grave problema de desequilibrio socioterritorial, compromete también las cuentas públicas –encarecimiento de los costes de prestación de servicios públicos y sostenimiento de infraestructuras-, y supone una pérdida de potenciales activos de riqueza por el desaprovechamiento de recursos endógenos. “El que hayan conformado asistencia representación al mas alto nivel autonómico y nacional es una buena noticia, porque necesitamos la implicación del resto de administraciones para mitigar el problema de la despoblación y para que nos apoyen en este compromiso con el medio ambiente”.

Además, también contarán con la presencia de expertos como Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza y promotor de Serranía Celtiberia, Lucía Martínez, del grupo GESINN de la Universitat de València, Federico Buyolo, director de la Oficina del Alto Comisionado para la Agenda 2030 o Francisco Boya, presidente de la Asociación Española de Municipios de Montaña (Es Montañas), entre otros.

Planta de valorización de Lliría
Ese compromiso se sustenta en un principio, quién contamina paga, y en una realidad, el mundo rural es quién con más rigor aplica los objetivos contra el cambio climático. Como resultado, se ha puesto en marcha la planta de valorización de Lliría, que gestiona los residuos de estos 61 municipios, que suponen el 50% de la provincia de Valencia y que generan cerca de 120.000 toneladas de residuos urbanos al año. “Son unas instalaciones modélicas, que se han puesto en marcha con la aportación de los vecinos, sin subvenciones, donde se lleva a cabo una gestión transparente y donde cada municipio paga según las toneladas de residuos que genera”, explica el presidente del Consorcio.

Unas instalaciones donde se ha conseguido valorizar y reciclar el 90% del material reciclable que reciben, “además convive perfectamente con la agricultura, no genera malos olores, el 100% del agua limpia se reutiliza y casi no generamos emisiones a la atmósfera. Con ello hemos conseguido anticiparnos a los objetivos de la Directiva europea 20-20-20 de eficiencia energética y estamos encaminándonos al objetivo de residuos cero y de energía asequible y no contaminante de la Agenda 2030”.

Objetivo, ser sumideros de carbono
Durante la jornada se analizará lo que se ha conseguido y las pautas y medidas que se pueden tomar para continuar reduciendo emisiones “y convertirnos en sumideros de carbono, es decir, una zona que absorbe y captura el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera, reduciendo así su concentración en el aire. Con esta planta y una mejor gestión de nuestros bosques podemos conseguirlo y así atraer las inversiones de empresas en proyectos de compensación a nuestro territorio”.

Manuel Civera resalta un dato. Uno de los riesgos de emisiones más importantes son los incendios forestales, ya que un incendio genera más emisiones que la actividad humana de un año. “Hay que minimizar el riesgo”. Para ello están trabajando en aprovechar el biocombustible que se obtiene de los bosques de estas comarcas. Así, se reduce la dependencia de los combustibles fósiles y se apuesta por el biocombustible, mucho más ecológico y además se consigue un ahorro económico que se puede invertir en otros proyectos. “Por ejemplo, en la planta de Lliría se tratan 20.000 toneladas de podas de jardinería. La décima parte de ese residuo podría servir para climatizar todas las instalaciones públicas de un municipio como Lliría. Estamos estudiando como aprovecharlo y el dinero que genere el ahorro se invertiría en empleo verde para la gestión de los bosques”.

Además de la planta de Lliría, desde los municipios que conforman el Consorcio se está apostando por la innovación en medio ambiente. Sobre todo para dotar a las localidades más pequeñas de herramientas para dimensionar bien y reducir las principales emisiones fósiles, así como para gestionar con los recursos a su alcance y hacer una labor de concienciación para que cambien los hábitos ciudadanos. “Pero acompañado de esa apuesta tiene que mejorar los servicios y las políticas de bienestar, con una red de asistencia adecuada, reducir la brecha tecnología… y ese es el segundo eje de las jornadas, las políticas de bienestar social”, apunta Manuel Civera.

Imprimir Correo electrónico

Más artículos...

http://www.zoofirma.ru/